La Consagración es el ofrecimiento que los niños - en edad y en espíritu - hacen de sí a Dios Padre y a María, en respuesta a este ofrecimiento, “también María se da a ellos sin reservas” (Tratado de la Verdadera Devoción num. 181) comunicándoles toda su Potencia de gracia y haciendo de ellos sus “apóstoles de los últimos tiempos fuego ardiente, que llevarán a donde quiera el fuego del Amor Divino” (id. 56)

Leer más...

La Armada Blanca ha experimentado en diversas ocasiones la potencia de gracia que emana del “sí” de los niños y damos algunos ejemplos...

Leer más...

La primera responsabilidad de aquellos que se dedican a ésta misión debe ser la santificación personal, para la cual son necesarias ciertas bases sólidas para favorecer el crecimiento espiritual

Leer más...

Damos un ejemplo de como presentar a los niños la consagración a María.

- ¿Quieren ofrecerse a Dios? (De seis años en adelante)

- Mamá me doy a Ti (Hasta los seis años)

Leer más...

Extraídas de las cartas de los niños que nos han escrito refiriéndose a su consagración a María «A mí esa consagración me cambió algo en el corazón» ...

Leer más...

«Qué potencia enorme tiene la oración de los niños¡ (...) He decidido pedirles a Ustedes queridos niños y jovencitos hacerse cargo de la oración por la paz» (S.S. Juan Pablo II).

- Las palabras de Juan Pablo II
- Las palabras de Benedicto XVI
- Testimonio de Su Excelencia Monseñor Hnilica

Leer más...

 San Luis María Grignon de Montfort (1673-1716) es uno de los pocos santos - si no el único - que miran hacia el futuro de la Iglesia. Es urgente profundizar en éste argumento volviendo a leer los escritos de Montfort a la luz de la Escritura en las partes que tratan los últimos tiempos, cotejándolos con el suceso de Fátima y con las enseñanzas de Juan Pablo II, el mas ilustre puntero eclesiástico de la consagración a Cristo mediante María, consagración a la que se refiere Montfort. De esas reflexiones brotaron algunas interrogativas maravillosas y al mismo tiempo inquietantes.

Leer más...