Innumerables son las cartas de reconocimiento que nos llegan de todas partes del mundo, de quienes después de haber completado la lectura del mensaje del Padre y que finalmente han descubierto el rostro dulcísimo de Dios Padre.