Nos pareció oportuno ofrecer el testimonio que S. E. Monseñor Caillot, Obispo de Grenoble, presentó como conclusión de los trabajos de la comisión de expertos convocados de diferentes partes de Francia para el proceso diocesano conducido por él en 1935, el cual duró diez años.

Entre otros hacían parte de la comisión: el Vicario del Obispo de Grenoble Mons. Guerry, teólogo; los hermanos Jesuitas Alberto y Augusto Valencin, entre las máximas autoridades en el campo filosófico y teológico y expertos en valoracónes casi similares; dos doctores en medicina, uno de los cuales siquiatra.

“Pasaron diez años desde cuando, como Obispo de Grenoble, decidí abrir una investigación sobre el caso de Madre Eugenia. Tengo en posesión elementos suficientes para entregar a la Iglesia en mi calidad de Obispo.”

1. La primera luz que empieza a fluir de la investigación, es aquella de las sólidas virtudes de la Madre Eugenia. Desde los primeros momentos de su vida religiosa la Madre había llamado la atención de su Superiora por su piedad, obediencia y humildad. Las superioras, turbadas por el carácter extraordinario de los hechos que se verificaron durante su noviciado decidieron no tenerla ya en el convento. Pero tuvieron que desistir a esa tentación por la vida ejemplar de la religiosa. Durante la investigación Sor Eugenia dio pruebas de su docilidad y gran paciencia, sometiéndose a todos los exámenes médicos sin quejarse, respondiendo a los interrogatorios, que frecuentemente eran largos e incómodos, por parte de las comisiones teológicas y médicas, aceptando las contradicciones y las pruebas. Todos los investigadores alabaron su sencillez. Muchas circunstancias permitieron constatar que la religiosa vivía las virtudes de manera heroica, como testimonian los teólogos, principalmente la obediencia. En el transcurso de la investigación del Padre August Valencin, en junio de 1934 constató su humildad como en la ocasión del 20 de diciembre de 1934.

Por cuanto concierne a sus funciones como Superiora General, puedo declarar que la encontré muy dedicada a sus deberes, consagrada a sus tareas - las cuales debían parecer muy difíciles porque no tenía preparación - llena de un gran amor por las almas, por su congregación y por la Iglesia. Los que viven cerca de ella están impresionados, al igual que yo, por su fortaleza en las dificultades.

No son solo las virtudes que me impresionan, son las cualidades que la madre revela en el ejercicio de la autoridad y el hecho de que una monja poco instruida sea elegida para el cargo mas alto de su institución. Existe ya en esto algo extraordinario y desde este punto de vista, la investigación que llevó a cabo mi Vicario General, Monseñor Guerra el día que fue elegida resulta muy sugestiva. Las respuestas de las capitulares, todas superioras y delegadas, de las diferentes misiones, mostraron que, no obstante la joven edad de la candidata y los obstáculos canónicos que normalmente habrían inducido a descartar su nominación-ellas estaban escogiendo a Sor Eugenia: como Superiora General considerando sus capacidades de juicio, de equilibrio, de energía y de firmeza. La realidad parecía haber sobrepasado por mucho las expectativas que las electoras ponían en aquella que estaban designando.


Lo que noté sobre todo en ella y sobre todo en su inteligencia luminosa, viva y penetrante. He dicho que su instrucción tuvo carencias, pero por causas ajenas a su voluntad: la larga enfermedad de su madre la había obligado, muy joven a tomar la responsabilidad de la casa y estar entonces ausente de la escuela.

Siguieron después, hasta su entrada al convento, los duros años de la vida en la fábrica, como tejedora. No obstante todas estas lagunas de instrucción, que como consecuencia se reflejaron en su forma de escribir y su ortografía, Madre Eugenia impartió muchas conferencias en su comunidad. Es notable que haya redactado ella misma las circulares a su congregación y los contratos contraídos con el municipio o consejos de administración para los hospitales de los que se encargaban las hermanas de Nuestra Señora de los Apóstoles. Preparó un largo directorio.

Veía claro y lo justo en cada situación como en los casos que concierne a la conciencia. Sus directrices son nítidas, exactas y prácticas. Conoce bien a cada una de sus 1,400 hijas, sus actitudes y sus virtudes, en su forma de asignar las tareas a las que son más calificadas para cada cosa. Posee un exacto y calificado conocimiento de las necesidades, de los recursos de su Congregación y de la situación de cada casa. Ha visitado a todas sus misiones.

Queremos subrayar su virtud de ver más allá de los hechos. Ella ha adoptado todas las disposiciones para que en el futuro cada instituto hospitalario y escolar tenga religiosas graduadas y lo necesario para sobrevivir y desarrollarse. Para terminar me parece importante hacer notar que Madre Eugenia parece estar dotada del Espíritu de decisión, realismo y voluntad emprendedora. En seis años ha realizado 67 fundaciones y ha sabido aportar mejoras verdaderamente útiles para la Congregación.

Si trato de mostrar sus cualidades de inteligencia, de buen juicio, de voluntad férrea, sus virtudes, sus cualidades administrativas es porque ellas me parecen tales para hacer desaparecer todas las hipótesis formuladas en el curso de las investigaciones y resultando insatisfactorias e insostenibles: hipótesis de alucinaciones, de ilusión, de espiritismo, histerismo y delirio.


La vida de la Madre es una constante confirmación y manifestación de su equilibrio mental y general. También para los más severos investigadores esta resulta ser la nota dominante de su personalidad. Las otras hipótesis de exceso de sugestión de maleabilidad, que habían impulsado a los inquisidores a preguntarse si no estaban delante de una naturaleza muy impresionable como un espejo de muchas caras que se afecta por muchas influencias y sugestiones, fueron todas desmentidas por la realidad cotidiana. Madre Eugenia, aunque tenía una naturaleza sensible y un carácter emotivo dio pruebas de que no les permitía a estos factores dominarla y que mas allá de dejarse influenciar por las consideraciones humanas, sabía perseverar en sus proyectos, sus actividades sus realizaciones e imponerse ante los demás por su carisma personal.

Una anécdota sirve mas para ilustrarlo: al día siguiente de su elección como Superiora General ella tuvo que ver los cargos de algunas superioras, a una que votó por ella y que estaba desembarcando en Egipto la hizo regresar el mismo día, recibió la nota de su nuevo cargo vía aérea.

2. La misión

La misión que se le confió a Madre Eugenia fue clara y desde el punto de vista doctrinal me parece legítima y oportuna. Misión exacta: Hacer conocer y honrar a Dios Padre, sobre todo instituir una fiesta especial pedida a la Iglesia en Su nombre. La investigación ha encontrado que la fiesta en honor del Padre se insertaría en todo el culto católico, conforme al movimiento tradicional de la oración católica, que es una Ascención hacia el Padre, mediante el Hijo, en el Espíritu, como lo prueban las oraciones de la misa y la oblación litúrgica del Padre en el Santo Sacrificio. Además es extraño que aun no exista ninguna fiesta especial en honor del Padre: la Trinidad es adorada como tal, el Verbo y el Espíritu Santo son adorados en su misión y en sus manifestaciones exteriores, solo el Padre no tiene una fiesta propia que llamaría la atención del pueblo cristiano sobre su persona. Como arrojó una encuesta que se realizó entre numerosos fieles de diferentes estratos sociales y hasta entre sacerdotes y religiosos, el hecho de la ausencia de una fiesta litúrgica en Su honor se atribuye a que “el Padre no es conocido, no se le reza, no se piensa en El”. Quien dirigió la encuesta descubre también, con sobresalto que un gran número de cristianos se alejan del Padre porque ven en El un juez terrible; prefieren dirigirse a la humanidad de Cristo ¡y cuántos se dirigen a Jesús para ser librados de la cólera del Padre!


Una fiesta especial tendría como primer efecto restablecer el orden en la piedad de muchos cristianos y volverles a conducir al encargo del Salvador: “Todo lo que pedirán al Padre en mi nombre”….. además “Oren así: Padre Nuestro que….”.

Al mismo tiempo una fiesta litúrgica en honor del Padre los ayudaría a dirigir sus miradas a Aquel que el apóstol San Giacomo (Joaquín) llamaba “el Padre de Luz”, del cual proceden todos los dones. Acostumbraría a las almas a tomar en cuenta la Bondad Divina, los beneficios de Dios, su providencia paterna y que esa Providencia es la de Dios Trino, común a las tres Personas y que Dios expande sobre el mundo los tesoros inefables de su Misericordia infinita.

Parecería, a primera vista, que no haya ninguna razón especial para honrar al Padre en particular, ¿pero no ha sido el Padre que ha mandado a Su Hijo al mundo? Si es sumamente justo darle culto al Hijo y al Espíritu Santo por sus manifestaciones exteriores ¿no sería justo, y obligatorio darle gracias a Dios Padre, como lo motivan los prefacios de la Misa, por el regalo que nos hizo de su Hijo?

El objeto de esta fiesta especial se delinea de forma clara: honrar al Padre, agradecerle, alabarlo por habernos dado a Su Hijo; en una palabra como dice el mensaje: Honorarlo, agradecerle y alabarlo como autor de la Redención.

Darle gracias a Aquel que ha amado tanto al mundo como para dar a Su Hijo único, para que todos los hombres, reunidos en el cuerpo místico de Cristo, en este Hijo, se hagan también hijos en El. En el momento en el cual el mundo, turbado por las doctrinas del laicismo, del ateísmo y de las modernas filosofías no conoce mas a Dios, el verdadero Dios, ¿No haría esta fiesta conocer a muchos el Padre que vive y que Jesús ha revelado, el Padre de misericordia y de bondad?
¿No contribuiría a hacer crecer el número de adoradores del Padre, en espíritu y en verdad, que Jesús ha anunciado?

En el momento en que el mundo, abatido por las guerras homicidas va experimentando la necesidad de un principio sólido de unión para el acercamiento de los pueblos esta fiesta aportaría una gran luz. Enseñando a los hombres que ellos en el cielo tienen al mismo Padre. Aquel que les ha regalado a Jesús hacia el cual los atrae para formar el mismo cuerpo místico, en la unidad del mismo Espíritu de amor.

En el momento en que tantas almas, agotadas y cansadas por las pruebas de las guerras podrían añorar avocarse a una vida interior profunda, ¿No sería esta fiesta capaz de «moverlas desde adentro» para adorar al Padre que está en lo secreto y para ofrecerse en una oblación filial y generosa al Padre, fuente única de la Trinidad en ellos?

¿Tal fiesta no conservaría el hermoso movimiento de vida sobrenatural que arrastra a los hombres hacia la infancia espiritual y hacia la vida filial con el Padre mediante la confianza, el abandono a la Voluntad Divina y el espíritu de fe?
Por otra parte, cualquiera que sea la decisión de la Iglesia respecto a esta fiesta hay un problema de doctrina que surge. Ilustres teólogos piensan que la doctrina de las relaciones del alma con la Trinidad tiene que profundizarse y que ella podría ser para las almas, una fuente de luz sobre la vida entre el Padre y el Hijo, de la que habla San Juan y sobre la participación de la vida de Jesús, hijo del Padre, y especialmente a su amor filial por El.

Cualquier cosa que suceda con estos problemas teológicos, lo que quiero aquí recalcar es esta: una pobre ignorante de teología dice que tiene comunicaciones divinas que podrían tener riqueza doctrinal.. Las construcciones imaginarias de una visionaria, son pobres, estériles, incoherentes. Por el contrario el mensaje de Dios Padre que dice la Madre Eugenia haber recibido es fecundo marcado por el cruze armoniosa de dos elementos que lo vuelven seguro: por una parte encaja en la tradición de la Iglesia, carece de un aspecto nuevo que lo pueda hacer verse sospechoso porque declara que ha sido ya dicho todo mediante la revelación por Cristo de su Padre y que todo está en el Evangelio. Por otra parte pone en claro que esta Verdad, sobre el conocimiento del Padre necesita volverse a pensar, profundizarla y vivirla.


La falta de proporción entre la debilidad del instrumento - incapaz de descubrir una doctrina de esta naturaleza - y la profundidad del mensaje que la religiosa transmite ¿No permite entre ver que otra causa superior, sobrenatural y divina haya intervenido para encargarle este mensaje?

Yo no veo cómo humanamente pueda explicarse este descubrimiento por parte de la monja, de una idea de la cual los teólogos inquisidores le respondieron que las apariciones de Dios Padre eran en si mismas imposibles y que nunca se habían verificado en la historia. A eso la monja replicó: “El Padre me dijo que escribiera lo que yo veía”. El pide a sus hijos teólogos buscar. La monja nunca cambió nada de sus explicaciones, defendió sus afirmaciones por largos meses. Solo en enero de 1934, fueron los mismos teólogos que descubrieron en los escritos del mismo Santo Tomás de Aquino, la respuesta a las objeciones que ellos mismos ponían.

La respuesta del grande doctor de la Iglesia sobre la distinción entre aparición y misión los iluminó. Ella superó la parálisis que había caído sobre la investigación. Contra los sabios teólogos, la pequeña ignorante había tenido razón. ¿Como explicar humanamente, también en este caso, la luz, la sabiduría y la perseverancia de la monja?

Una falsa vidente habría tratado de adaptar su versión a los puntos de los teólogos. La monja resistió, he aquí las nuevas razones por las cuales su testimonio nos parece digno de sostenerse con confianza, de cualquier forma lo que me parece digno notar es esa actitud de haber asumido algo maravilloso.

Mientras las falsas místicas hacen pasar en primer lugar, mejor, no ven que las cosas extraordinarias, estas son, en el caso de la monja, puestas en el segundo lugar, a titulo de pruebas y de medios. Hay una ausencia de exaltación, un equilibrio de valores que dan buena impresión.

De la investigación de los teólogos diré solo pocas cosas. Los reverendos padres Augusto y Alberto Valencin son estimados por su autoridad filosófica y teológica así como su conocimiento en el campo de la vida espiritual. Ya en otras circunstancias ellos han tenido que intervenir en hechos similares por ellos estudiados. Sabíamos que lo habían hecho con mucha prudencia, esas fueron las razones por las cuales los designamos. Reconocemos que su colaboración fue dedicada y a conciencia. Su testimonio a favor de la monja y su reconocimiento sobre una intervención sobrenatural de los hechos en su conjunto tiene mas valor ya que por mucho tiempo estuvieron hostiles y escépticos. Se convencieron poco a poco después de haber quitado una por una cada objeción y despuésde haber impuesto a la monja a duras pruebas.

Conclusiones
Según mi alma y mi conciencia con un verdadero sentido de mi responsabilidad frente a la Iglesia, declaro que un hecho sobrenatural y divino es lo único que es capaz de dar una explicación lógica y satisfactoria al conjunto de los hechos.

Privado de todo lo que lo circunda este hecho esencial me parece lleno de nobleza, de elevación y de fecundidad sobrenatural. Una humilde religiosa ha llamado a las almas al verdadero culto, el del Padre, tal como Jesús lo enseñó y como la Iglesia lo ha incluido en la liturgia. No existe en hecho nada alarmante solo algo muy sencillo y conforme a la doctrina.

Los hechos maravillosos que acompañan este mensaje podrían desasociarse de aquel acontecimiento central y aun así este conservaría todo su valor. La Iglesia dirá si la idea de la Fiesta especial puede ser acogida mas allá del hecho particular vinculado a la monja y por razones doctrinales.

Creo que la gran prueba de la autenticidad de la misión de la monja se nos da por la forma en la que ella aplica a la vida real esa bella doctrina que ella nos ha venido a recordar. Retengo conveniente dejar continuar su obra. Creo que allí esta el dedo de Dios y después de diez años de investigación, de reflexión y de oración bendigo al Padre por haberse dignado escoger mi diócesis como lugar de una manifestación tan conmovedora de su Amor.

† ALEXANDRE CAILLOT
Obispo de Grenoble
e n el tiempo en el que fue revelado el mensaje

el Mensaje del Padre en varias lenguas