Desde 1980, el amor al Padre se manifiesta en muchas ciudades italianas y extranjeras con vigilias de oración nocturna desde las 9 de la noche del día 6 hasta el día 7 de cada mes, delante del Santísimo expuesto de forma solemne. Donde es posible se concluye con la Santa Misa. Durante la vigilia de oración se reza el Rosario completo (los 20 misterios), de María y el Rosario del Padre. La finalidad es que el Padre sea conocido, honrado y amado por todos los hombres y que venga pronto Su Reino de Amor que desde hace 2,000 años pedimos en el Padre Nuestro.